Saltar al contenido

20 de abril de 2018

Viernes 20 de Abril de 2.018

Tiempo Pascual /3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 6, 52-59

No entienden lo que Jesús, Dios, les dice

52Disputaban entre sí los judíos diciendo: ¿Cómo puede éste darnos de comer de su carne? 53Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. 54El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y yo le resucitaré el último día. 55Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56El que come mi carne y bebe mi sangre está en mí y yo en él. 57Así como me envió mi Padre vivo, y vivo yo por mi Padre, así también el que me come vivirá por mí. 58Este es el pan bajado del cielo, no como el pan que comieron los padres, y murieron; el que come este pan vivirá para siempre. 59Esto lo dijo enseñando en una sinagoga de Cafarnaúm.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No entienden lo que Jesús, Dios, les dice

Hay quien hace un esfuerzo para entender a otros, y más para entender a Jesús, pero hay quien no entiende lo que Jesús, Dios, dice en el Evangelio, y está claro; no faltan palabras, lo que falta es fe. Dale un voto de confianza a Dios. ¿Cómo es que no puedes creer lo que no ves y te crees lo que ya está hecho, el mundo, todo lo que vive en él; de dónde vino?

No seas tú de los que no cuestionan a los demás, y cuestionas la Palabra de Dios.

La fe, también necesita de voluntad, de una sana racionalidad, ¡de ciencia!, porque la ciencia se apoya en lo que ya está, en lo que existe; y ¿quién lo creó?… Nosotros sabemos que Dios lo creó todo por el poder de su Voz, del “Hágase”.

Tú, a ti, lo que te falta, lo que no tienes y necesitas, lo puedes adquirir por el poder de tu voz al orar a Dios, al pedirle a Dios Padre, por Jesús, su amado Hijo, que dio la vida por ti, pedirle lo que tú quieras. ¿Qué quieres?… pide y deja que Dios haga de lo que es, Dios.

Y en cuanto a tu fe, que hagas tú que tu voluntad obedezca a la Palabra, porque sí, porque te fías de Dios, Jesús, y Él dijo: “En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre está en mí y Yo en él. Así como me envió mi Padre, vivo, y vivo yo por mi Padre, así también el que me come, vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo, no como el pan que comieron los padres, y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.”

Tú cree y sálvate, y mientras vivas en este mundo, pide a Dios, por fe, porque es de fe, que se le puede pedir a Dios, y Dios, por amor, te da lo mejor. Cree y vive. Ten fe.

P. Jesús

© copyright