Saltar al contenido

2 de febrero de 2018

Viernes 2 de Febrero de 2.018

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 2, 22-35.39-40

Los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén

22Así que se cumplieron los días de la purificación, conforme a la ley de Moisés, (los padres de Jesús) le llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor, 23según está escrito en la ley del Señor que <<todo varón primogénito sea consagrado al Señor>>, 24y para ofrecer en sacrificio, según lo prescrito en la Ley del Señor, un par de tórtolas o dos pichones.
25Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, justo y piadoso, que esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba en él. 26Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de ver al Cristo del Señor. 27Movido del Espíritu, vino al templo, y al entrar los padres con el Niño Jesús, para cumplir lo que prescribe la ley sobre Él, 28Simeón le tomó en sus brazos, y, bendiciendo a Dios, dijo:
29Ahora, Señor, puedes ya dejar ir a tu siervo en paz, según tu palabra; 30porque han visto mis ojos tu salud, 31la que has preparado ante la faz de todos los pueblos, 32luz para iluminación de las gentes, y gloria de tu pueblo, Israel.
33Su padre y su madre estaban maravillados de las cosas que se decían de Él. 34Simeón los bendijo, y dijo a María, su madre: Puesto está para caída y levantamiento de muchos en Israel y para signo de contradicción; 35y una espada atravesará tu alma, para que se descubran los pensamientos de muchos corazones.
39Cumplidas todas las cosas según la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a la ciudad de Nazaret.
40El Niño crecía y se fortalecía lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba en Él.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén

Benditos los padres que bautizan a sus hijos.

Evangelizad pidiendo a los padres que bauticen a sus hijos. La vida de la Gracia hace maravillas al que ha sido bautizado. No hay soledad para el que han bautizado.

No sabéis nada de la soledad, de esta real soledad, donde no se mueve Dios Espíritu Santo, donde una persona vive en carne propia, la vida de la carne, sin la gracia santificante de la vida espiritual.

Sin Dios, todo es pecado.

Un bebé que no está bautizado, está viviendo en el pecado original, no conoce el bien espiritual, no sabe nada de la Gracia.

Es como aquel que duerme sin poder soñar nada, porque no conoce nada bueno por lo que soñar, por lo que despertarse cada mañana.

Lleva a tu hijo a bautizarse. Bautízalo católico, universal. Te propongo te dediques a preguntar a los padres de un bebé, si está bautizado católico. Cuando veas un bebé, acércate y diles a sus padres: “¿Está bautizado este bebé?… ¿Cuándo lo bautizaréis?” Estas dos preguntas pueden salvar un alma.

Con respeto y audacia, la santa audacia de la fe.

Y tú, sacerdote, entérate de los nacimientos de los hijos de los padres de la zona de tu parroquia, y los visitas o les escribes una felicitación por el nacimiento de su bebé, y les dices que cuando deseen bautizarlo, y siempre que quieran, estarás muy contento de recibirles. Y les pones el día o días y el horario parroquial. ¡No lo dejes en manos de nadie más que tú! Porque el sacerdote tiene unas gracias especiales que pueden conseguir lo inconcebible. ¡Dios confía en ti!

Y en ti.

P. Jesús

© copyright