Saltar al contenido

19 de abril de 2018

Jueves 19 de Abril de 2.018

Tiempo Pascual /3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 6, 44-51

Dios lo decide

44(Dijo Jesús a la muchedumbre): Nadie puede venir a mí si el Padre, que me ha enviado, no le trae, y yo le resucitaré en el último día. 45En los Profetas está escrito: <<Y serán todos enseñados de Dios>>. Todo el que oye a mi Padre y recibe su enseñanza, viene a mí; 46no que alguno haya visto al Padre, sino sólo el que está en Dios, ése ha visto al Padre. 47En verdad, en verdad os digo: El que cree, tiene la vida eterna. 48Yo soy el pan de vida; 49vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron. 50Este es el pan que baja del cielo, para que el que lo coma no muera. 51Yo soy el pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que yo le daré es mi carne, vida del mundo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dios lo decide

Él, Dios, que todo lo ve, que ve los corazones, Él, Dios Padre, decide quién acepta la salvación de Jesús, Cristo, el Mesías.

No, no es que Dios Padre tenga predilección por unos cuantos, y los otros, ¡que se fastidien!; si piensas eso, es que no conoces a Dios. Así que tómate tiempo para leerme y verás que con mis palabras de hoy y de siempre, (mira todo lo que lleva mi firma, y léelo), verás y comprenderás cosas que jamás has entendido, como esa de hoy; esta que ahora te estoy comentando, sobre lo que sabe Dios de ti.

¡No te se me escondas!… ¡ven!…

Volvamos al tema; Dios a todos, ¡a todos!, ama; por eso todos vivís, porque Dios Padre os ama y os amó, y a dedo, eligió que tú, ¡tú!, nacieras; y por el hecho de tener vida, de nacer, de existir, Dios quería tu salvación, ¡y aún la quiere!, por eso envía a la gente al mundo; envía a todos, por amor, para que vivan y pasen las pruebas, y le hallen en este destierro. Sí, la decisión es de Dios Padre, la de tu existencia, por eso le llamamos Dios Padre, siendo Yaveh, “El que Soy”, y siendo El que Es, es El que Existe; y si tú existes, has salido de Él, de Dios, porque, como hizo la Tierra, el cosmos, y todo, también te ha hecho a ti; sí, a ti. Así que nada de sentirte “un patito feo”, pues estás aquí, sencillamente, porque tienes un Padre que te creó… Oh, sí, ahora, algunos dirán… “pues si me ama, ¿por qué me van tan mal las cosas…?” Y es cierto que te van mal. Y qué mal le fueron las cosas al mismo Dios, Jesús, ¿no?; y parecía que su Padre, Dios Padre, le abandonó, pero no fue así; porque, por su dolor y sufrimiento, la historia del hombre dio un giro, y no un giro para mal, sino para bien, gracias al mal que todos esos le dieron al Sumo Bien, Dios Hijo, Jesucristo. Así que todo esto malo que te ocurre, ¡y te ocurre!, no nos vamos a engañar, pues, si tú haces como Jesús, y obedeces, es decir, sigues viviendo, ¡nada de matarte!, eh, que sé que alguno lo está pensando, y ¡eso no se vale! ¡Nada, nada!, ¡a vivir tocan!, porque Dios que te Ama, quiere que siendo bueno tú, y haciendo el bien, cumpliendo con los mandamientos de la Ley de Dios, hagas tu vida, con lo que tengas; porque vida tienes, pues eso, contando con que vives, pues vivas, y cumplas con todos y cada uno de los mandamientos; pero eso no quiere decir, que el listillo de turno, ese que dice que tiene poder sobre ti, haga con tu vida lo que quiera él; porque tu vida es tuya, como lo fue la vida de Jesús, suya. Entonces, vive y decide por ti mismo, y haz los cambios que tengas que hacer para vivir bien, para salvarte, para que en tu vida, tengas las condiciones más óptimas para ser un fiel discípulo de Dios. Y ¡Vive!

Dios decidió que vivieras, y que viviendo le buscaras y te dejaras amar por Él, por Dios. Así que hazlo, y no te importe si algunos que amas no te aman, o que no tengas dinero o te falte salud, porque Cristo vino al mundo para darte su amor; ¿lo quieres; lo aceptas; lo vives?… Si lo quieres, lo aceptas y lo vives, entonces, te digo que tú eres de esos que Jesús decía que Dios Padre sabía de ti, ¡y claro que sabe de ti!; ¡Él te creó!, Él te ve de continuo.

Dios te ama. ¡Vive!

P. Jesús

© copyright