Saltar al contenido

18 de julio de 2018

Miércoles 18 de Julio de 2.018

Tiempo Ordinario /15º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 11, 25-27

Jesús, Dios, alaba a Dios Padre; ¿y tú?

25Por aquel tiempo tomó Jesús la palabra y dijo: Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a los sabios y discretos y las revelaste a los pequeñuelos. 26Sí, Padre, porque así te plugo. 27Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quisiere revelárselo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús, Dios, alaba a Dios Padre; ¿y tú?

Alaba a Dios Padre, tú que eres su hijo, por la fe, por el bautismo, por la dicha de tener al Hermano, Cristo.

Alabad a Dios, hombres de buena voluntad.

Qué grande es Dios, que elige a los humildes y sencillos para que vayan a su Reino Celestial, que no se compra con dinero, sino con la ausencia de mal.

Todo aquel que no quiere obrar mal, este es de Dios, y va al Cielo; y si obra mal, siempre es sin querer hacerlo, y le duele no ser perfecto, por esto se va a confesar y empieza de nuevo, siempre que lo necesita. Y el hombre, la persona, lo necesita muchas veces, porque Satanás le acecha, y porque es débil, y porque el mundanismo lo seduce. Dios lo sabe, y lo comprende; y su Hijo, ¡Cristo!, recibió en su cuerpo, lo que te tocaría a ti; pero se lo dieron a Él, y Jesús, Dios, lo aceptó, lo sufrió ¡hasta la muerte!; y por ser Dios, siendo Hombre, resucitó, y por el bautismo, todos los creyentes pueden salvarse, si quieren; ¿quieres?… Alaba al Padre y obedece a Dios, cumpliendo su Ley, los diez Mandamientos.

Recemos juntos, amigos.

P. Jesús

© copyright