Saltar al contenido

18 de abril de 2018

Miércoles 18 de Abril de 2.018

Tiempo Pascual /3º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 6, 35-40

Yo le resucitaré en el último día

35Les contestó Jesús (a la muchedumbre): Yo soy el pan de vida; el que viene a mí, no tendrá más ya hambre, y el que cree en mí, jamás tendrá sed. 36Pero yo os digo que vosotros me habéis visto, y no me creéis; 37todo lo que el Padre me da viene a mí, y al que viene a mí, yo no le echaré fuera, 38porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. 39Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de lo que me ha dado, sino que lo resucite en el último día. 40Porque ésta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en Él tenga la vida eterna, y yo le resucitaré en el último día.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Yo le resucitaré en el último día

Hay un día que será el último día. En este día último, Dios resucitará a todos los que en Él han creído, y por Él, por Jesús, se han esforzado en hacer obras buenas y han dicho palabras santas para el bien de todos, también el suyo propio, porque por las palabras, también serás juzgado; procura confesarte de las palabras maldicientes, las que maldicen, las que dicen mal de otros, las que no hablan bien de lo que guardas en tu corazón. Limpia tu corazón, y las palabras de tu boca serán palabras de fe, porque la fe tiene un rival, la impureza. Por la falta de pureza se pierde la fe, no se avanza en la fe. La impureza no es de corazón, la impureza son obras ilícitas hechas para el goce del cuerpo. Mas todos sabemos que es el alma lo que anima al cuerpo, por lo cual, el alma es pura. Los goces del alma son la bondad, el servicio a los demás por caridad; por esto, esfuérzate en servir y en vivir la pureza, y Dios te resucitará en el último día para que goces de la dicha de los santos, los que se han confesado de sus pecados y han cumplido con la penitencia. Estate a bien con Dios, confiésate.

P. Jesús

© copyright