Saltar al contenido

14 de junio de 2018

Jueves 14 de Junio de 2.018

Tiempo Ordinario /10º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 5, 20-26

No entrarán en el Reino de los Cielos

(Dijo Jesús a sus discípulos): 20Porque os digo que, si vuestra justicia no supera a la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

21Habéis oído que se dijo a los antiguos: No matarás; el que matare será reo de juicio. 22Pero yo os digo que todo el que se irrita contra su hermano será reo de juicio, el que le dijere <<raca>> será reo ante el sanedrín, y el que le dijere <<loco>> será reo de la gehenna de fuego. 23Si vas, pues, a presentar una ofrenda ante el altar y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda ante el altar, ve primero a reconciliarte con tu hermano y luego vuelve a presentar tu ofrenda. 25Muéstrate, conciliador con tu adversario mientras vas con él por el camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas puesto en prisión. 26Que en verdad te digo que no saldrás de allí hasta que pagues el último centavo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No entrarán en el Reino de los Cielos

¿Quiénes no entrarán?… Los que no tengan fe en Jesús, en que es Dios, y los que teniendo fe en Él, ¡el Mesías!, no hagan obras de esta fe, que hay que tener para entrar en el Reino de los Cielos.

El Purgatorio, ¡claro que existe!, allí se paga la deuda, esa que libremente le debes a Dios por no hacer todo el bien y lo bueno que puedes hacer por fe.

Pero, ¿es que tú eres capaz de tener fe por ti mismo?… Tú eres capaz de cumplir con los diez mandamientos de la Ley de Dios, y eres capaz de amar a Dios sobre todas las cosas y personas, porque Dios, Jesús, demostró, con su naturaleza perfectamente humana, que lo humano puede dar Gloria a Dios, y vencer cualquier trampa de Satanás y cualquier prueba que la vida te dé, porque tienes a Dios, si quieres, sí, lo tienes si vas a buscarle y dejas que te lo den bajo la especie del pan consagrado.

Cree y obra, y entrarás en el Reino de los Cielos.

Dios lo perdona todo, ¡todo!. Vuelve a empezar una vez más, hoy, ¡ahora!; ¡rápido!, ve a confesarte y vuelve a empezar. No seas como los escribas y fariseos, que dudaban de Dios y le cuestionaban sus palabras y obras. Tú, aliméntate de la fe, por la palabra de Dios, que dijo que comieras de ese pan y bebieras de ese vino para vivir en el Cielo.

Oh, amigo, si tuvieras fe, ¡oooooohhhhhh!

P. Jesús

© copyright