Saltar al contenido

13 de noviembre de 2017

Lunes 13 de Noviembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 17, 1-6

El escándalo

Luk 17:1 Dijo Jesús a sus discípulos: “Es inevitable que haya escándalos; sin embargo, ¡ay de aquel por quien vengan!”.
Luk 17:2 Mejor le fuera que le atasen al cuello una rueda de molino y le arrojasen al mar antes que escandalizar a uno de estos pequeños.
Luk 17:3 Mirad por vosotros. Si peca tu hermano contra ti corrígele, y si se arrepiente, perdónale.
Luk 17:4 Si siete veces peca al día contra ti y siete veces se vuelve a ti diciéndote: “Me arrepiento”, le perdonarás”.
Luk 17:5 Dijeron los apóstoles al Señor: “Acrecienta nuestra fe”.
Luk 17:6 Dijo el Señor: “Si tuvierais fe tanta como un grano de mostaza, diríais a este sicómoro: “Desarraígate y trasplántate en el mar”, y él os obedecería”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El escándalo

¡Dios mío!, ¡qué escándalo! La fornicación se enseña en las escuelas, se habla en los libros de prácticas licenciosas, de aberraciones y otras cosas.

El escándalo está en las casas, donde los padres no se aman y se gritan, donde se cambia de cónyuge, y todos callan.

¿Quién no hace escándalo, hoy en día?…

Qué pena la de la Virgen María, la de mi Dios y Señor.

Corre, corre, ve a confesarte, ¡lávate! ¿Por qué el sexo tiene que ser algo aparte de la fe?

Sé que quieres salvarte; entonces, ¡por Dios!, ¡lávate!

Anda, anda, seca estas lágrimas por tus errores, por tus pecados y faltas, y declara la guerra a tu concupiscencia, dando prioridad a la valentía de hablarte claro a ti mismo, a ti misma: ¡he pecado! Y, decías que amabas a Dios.

No escandalices, no des escándalo, porque muchos podrían salvarse, si tú fueras en verdad, ejemplo de buen cristiano; si vivieras como verdadero hijo de Dios.

Anda, seca tus lágrimas, y vamos para el confesonario, tú y yo.

P. Jesús

© copyright