Saltar al contenido

12 de enero de 2018

Viernes 12 de Enero de 2.018

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 2, 1-12

Hijo

1Entrando de nuevo (Jesús), después de algunos días en Cafarnaúm, se supo que estaba en casa, 2y se juntaron tantos, que ni aun junto a la puerta cabían, y Él les hablaba.3Vinieron trayéndole un paralítico, que llevaban entre cuatro.4No pudiendo presentárselo a causa de la muchedumbre, descubrieron el terrado por donde Él estaba, y, hecha una abertura, descolgaron la camilla en que yacía el paralítico. 5Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. 6Estaban sentados allí algunos escribas, que pensaban entre sí: 7¿Cómo habla así éste? ¡Blasfema! ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? 8Y luego, conociéndolo Jesús, con su espíritu, que así discurrían en su interior, les dice: ¿Por qué pensáis así en vuestros corazones? 9¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu camilla y vete? 10Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados — se dirige al paralítico —, 11yo te digo: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. 12El se levantó, y, tomando luego la camilla, salió a la vista de todos, de manera que todos se maravillaban, y glorificaban a Dios diciendo: Jamás hemos visto cosa igual.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Hijo

Para Dios, eres su hijo, tú. Para el sacerdote, tú eres su hijo; te cuida como a un hijo, te enseña como a un hijo, te da buen ejemplo, como todo buen padre hace con su hijo.

Un sacerdote, un buen sacerdote, es un tesoro, es una Gracia de Dios. Acepta al sacerdote, como prenda del Amor con que Dios os ama a los dos.

P. Jesús

© copyright