Saltar al contenido

11 de mayo de 2018

Viernes 11 de Mayo de 2.018

Tiempo Pascual /6º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 16, 20-23a

Vuestra tristeza se convertirá en gozo

(Dijo Jesús a sus discípulos): 20En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará; vosotros os entristeceréis, pero vuestra tristeza se volverá en gozo. 21La mujer, cuando pare, siente tristeza, porque llega su hora; pero, cuando ha dado a luz un hijo, ya no se acuerda de la tribulación, por el gozo que tiene de haber venido al mundo un hombre. 22Vosotros, pues, ahora tenéis tristeza; pero de nuevo os veré, y se alegrará vuestro corazón, y nadie será capaz de quitaros vuestra alegría.23aEn aquel día no me preguntaréis nada.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Vuestra tristeza se convertirá en gozo

Se han reído tanto de ti, de vosotros, los que confiáis en Jesús de Nazaret, en que subió al Padre, y allí presentó y presenta, vuestra causa, para misericordia y acción providencial de la Bondad de Dios Padre.

¡Cuántos se han reído de vuestras lágrimas!

“¡Piedad!”, era la palabra que susurrabais, tendidos en vuestra humildad. Y vuestra alegría se convertirá en gozo.

Los ángeles cantan el Aleluya, porque Dios tuvo misericordia y no os alejó de su mirada, más bien, sus bendiciones os tenían mantenidos en oración.

Todo mal tiempo pasa, y el vuestro pasó. Dios, una vez más, atendió vuestra causa, la causa de los justos, la alegría después de las muchas lágrimas vertidas.

¿Quién como Dios?

Nadie.

Todos esos que siguen a dioses falsos, que se hacen dios de sus semejantes, sólo necesitan de tres cosas para perder: de tus oraciones, de tu bondad, y del tiempo, que siempre está a favor de los que aman a Dios. Y hay una cuarta cosa, de tu perdón, porque antes de recibir victoria, debes perdonar, de corazón, a los que te han crucificado con sus palabras y obras.

¡¡Viva la santa cruz, de seguir en todo a Jesús!!

Callar ante el enemigo, y rezar a Dios, Uno y Trino.

Espera… la alegría te llega. Amén.

P. Jesús

© copyright