Saltar al contenido

11 de marzo de 2018

Domingo 11 de Marzo de 2.018

4.º de Cuaresma

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 3, 14-21

El mundo se salva por el Hijo de Dios, Jesús

14(Dijo Jesús a Nicodemo): la manera que Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es preciso que sea levantado el Hijo del hombre, 15para que todo el que creyere en Él tenga la vida eterna.
16Porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga la vida eterna; 17pues Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para que juzgue al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él. 18El que cree en Él no es juzgado; el que no cree, ya está juzgado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19Y el juicio consiste en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20Porque todo el que obra mal, aborrece la luz, y no viene a la luz por que sus obras no sean reprendidas. 21Pero el que obra la verdad viene a la luz, para que sus obras sean manifestadas, pues están hechas en Dios.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El mundo se salva por el Hijo de Dios, Jesús

A ti, cristiano católico, que has sufrido tanto por la maldad de otros, a ti, que te han robado años de felicidad; a ti, que has perdido cosas y personas por seguir a Cristo, por vivir la fe, por cumplir con tu deber; a ti, que has rezado siempre, y todo lo has pedido en nombre de Jesús; a ti, ¡llora conmigo!, porque a ti como a mí, nos han perseguido y han creído alcanzarnos y derribarnos, pero a ti, como a mí, Dios Padre nos ha librado del mal, de los que tienen el corazón corrompido, porque no rezan a Dios cuando piden derribar al que sufre, al que tiene necesidad de justicia, al que siempre ha estado al lado de la Virgen María.

A ti, como a mí, hermano, Dios nos ha utilizado para propagar el Evangelio. Sigamos con ello, porque nadie, NADIE, puede parar la Buena Nueva, ni los fariseos de la Iglesia.

P. Jesús

© copyright