Saltar al contenido

11 de junio de 2018

Lunes 11 de Junio de 2.018

Tiempo Ordinario /10º – San Bernabé, apóstol

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 10, 7-13

Haced el bien

(Dijo Jesús a sus apóstoles): 7En vuestro camino predicad diciendo: El reino de Dios se acerca. 8Curad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad a los leprosos, arrojad los demonios; gratis lo recibís, dadlo gratis. 9No os procuréis oro, ni plata, ni cobre para vuestros cintos, 10ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero es acreedor a su sustento. 11En cualquiera ciudad o aldea en que entréis, informaos de quién hay en ella digno, y quedaos allí hasta que partáis. 12y entrando en la casa, saludadla. 13Si la casa fuere digna, venga sobre ella vuestra paz; si no lo fuere, vuestra paz vuelva a vosotros.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Haced el bien

Paradoja de los malos cristianos, ¡que hay!, que piden a Dios hacer daño a sus semejantes. Dicen que es justicia, pero Jesús no vino a juzgar sino a enseñar, así que si ni Dios, Jesús, juzgó, no juzgues tu a nadie, y, a la traición no le llames justicia.

Haz el bien a todos tus semejantes, no te hagas juez de nadie, y menos, impongas sentencias, porque todos sois libres.

Dios Jesús, mandó a los suyos hacer el bien a todos, ayudar a todos, servir sobre todo a los que sufren. No pidió Jesús poner cargas pesadas, ni que cada uno se cogiera la justicia por su mano, porque los mandamientos de la ley rigen a todos. Si crees que hay que cumplir las leyes del Estado, entonces creerás que es lícito abortar. ¡Ah no!, dices que abortar no, pero que otras cosas de la ley de los hombres, hay que cumplirlas. Tu manera de ver las cosas es muy subjetiva; vas a aprender lo que es la verdad, de la misma vida; el que quien mal hace, mal recibe de la misma vida -que el que a hierro mata a hierro muere-, y no por maldad de los buenos, sino en consecuencia de la maldad tuya. Tú lo verás, y todos llorarán por ti, porque los buenos que recibieron tu mal, no desean mal para ti, pero la vida da su fruto, y si plantas espinos, no saldrán flores de esta semilla.

Aprended hijos míos, tan amados todos, de la naturaleza, y rectificad en vuestras acciones y oraciones, porque el mal que haces, sobrevendrá a tu casa, y no es por venganza de nadie ni por justicia divina, sino porque sembraste tormentas y te llegarán las tempestades. Arrepiéntete y vete a confesar, y no peques más. Recibe la alegría del perdón de Dios, y pide perdón a los que ofendiste por tu odio, por tu codicia, porque perdiste la gracia de Dios al no cumplir con los 10 mandamientos de su Ley.

Dios te Ama.

Dios Ama.

Haced el bien y lloverán alegrías.

P. Jesús

© copyright