Saltar al contenido

11 de julio de 2018

Miércoles 11 de Julio de 2.018

Tiempo Ordinario /14º – Fiesta de San Benito, Abad, Patrono de Europa

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 19, 27-29

¿Lo has dejado todo por Dios?

27Entonces, tomando Pedro la palabra, le dijo (a Jesús): Pues nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, ¿qué tendremos? 28Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros, los que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente sobre el trono de su gloria, os sentaréis también vosotros sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. 29Y todo el que dejare hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o campos, por amor de mi nombre, recibirá el céntuplo y heredará la vida eterna.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿Lo has dejado todo por Dios?

Algunos piensan que dejarlo todo por Dios, es no tener sexo, ser casto, y a veces no son puros, esos que creen que lo han dejado todo por Dios.

La virginidad, la pureza, la castidad, sí, hay que tener todo esto para seguir a Cristo, a Dios, pero eso no es todo, aún hay más…

No se puede vivir amando a Dios y amando al dinero. ¿Os acordáis de estas palabras?, también las dijo Jesús.

También dijo Dios a Adán, el hombre, que fuera del Paraíso trabajaría con el sudor de su frente, y a Eva, la mujer, que pariría con dolor. Quiere Dios que se trabaje, quiere Dios que los casados tengan sexo e hijos, consecuencia de su amor. Por eso, digo que el trabajo no es malo, y no es malo el dinero que se recibe por él, haciendo bien la labor, porque cada uno tiene que ganarse su sustento; si puede, debe intentarlo, no hay que ser una carga para los demás, hay que buscar la oportunidad de trabajar y de hacer rendir una buena labor, recibiendo dinero por ello. Dios no está contra el dinero que se gana con el sudor de la frente, ese dinero es legítimo, y Dios ayuda siempre, dándole tiempo y oración y actos buenos para hallar trabajo, porque quiere que se trabaje, quiere que se gane dinero, y no sólo el que uno necesita, él y su familia para vivir, sino que da la oportunidad de ganar más, para que así puedas dar limosna al que está esperando su oportunidad. La pobreza es una prueba para los ricos, para que den y ayuden con su dinero, a los que no tienen.

No dejes de trabajar por Dios, que eso hacen algunos, que creen que el trabajo es un castigo divino, y lo repudian y creen que Dios los alimentará. Dios ayuda siempre, pero quiere que, si puedes, busques trabajo, ¡no te canses de buscarlo!, y mientras no llegue, trabaja, ayuda a otros sin cobrar, para que siendo útil a la humanidad, el mundo esté a bien contigo, porque el trabajo no es un castigo, como tampoco lo son los hijos.

P. Jesús

© copyright