Saltar al contenido

10 de mayo de 2018

Jueves 10 de Mayo de 2.018

Tiempo Pascual /6º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 16, 16-20

Dentro de poco

(Dijo Jesús a sus discípulos): 16Todavía un poco, y ya no me veréis; y todavía otro poco, y me veréis. 17Dijéronse entonces algunos de los discípulos: ¿Qué es esto que nos dice: 18Todavía un poco, y no me veréis; y todavía otro poco, y me veréis? Y: porque voy al Padre. Decían, pues: ¿Qué es esto que dice: Un poco? No sabemos lo que dice.

19Conoció Jesús que querían preguntarle, y les dijo: ¿De esto inquirís entre vosotros, porque os he dicho: Todavía un poco, y no me veréis; y todavía otro poco, y me veréis? 20En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará; vosotros os entristeceréis, pero vuestra tristeza se volverá en gozo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dentro de poco

¡Alegría!

Dentro de poco tendrás alegría. Te lo dije.

Este mes va de alegría, de la alegría de la fe, de la alegría, que es gozo, por estar unido a Dios Espíritu Santo; y NADIE TE PUEDE ROBAR ESTA ALEGRÍA ESPIRITUAL.

Vas a madurar en la fe, por las obras de la misma, porque ya Jesús murió y resucitó, y todo lo que le pidas a Dios Padre en su Nombre, en el nombre de Jesús, por tu fe de creer que por Jesús te lo dará, por ser Jesús, Dios mismo, entonces, ¡alegría!, gozarás de la dicha de tu fe.

Ahora no lo entiendes, no comprendes en qué puedes alegrarte. Voy a darte unas pistas: ¿Has pedido algo a Dios en nombre de Jesús, con fe?, pues todo ello te será cumplido, porque la fe mueve montañas, porque Jesús ya murió y resucitó, y vive en el Cielo. Porque tú, por tu fe, vas a confesarte, y Dios Espíritu Santo te está consolando; ya las penas no son iguales que antes, ahora tienes humildad para aceptar la libertad de otros y respetarlos por esa opción, la de no creer en ti, la de juzgarte y no amarte, la de odiarte para no dejarte ser como Dios quiere que seas; entonces, has aprendido a ser libre, ¡libre!, y estás empezando a desear alzarte a más altas cumbres de perfección humana, porque tienes el plano, Dios Espíritu Santo, que te lleva por el camino de la bondad a toda costa, esa bondad de hacer siempre el bien y de dejar lo malo y a los malos, para tu bien y su bien, el bien de verte elevarte en perfección humana, para servir mejor a la divinidad, Dios.

Estás mirando la sonrisa de María, que te mira y te anima a dejar la vulgaridad y pensar en positivo, en términos de éxito, el éxito de ofrecer a Dios todas tus cosas, toda tu labor, para que Dios, por ellas, te lleve a su Reino, el Reino del Amor.

Tú, para santo. Tú, para santa.

¡Que sí!

¡Alegría de vivir, la fe!

Cree y sé feliz, porque las promesas de Dios se cumplen todas.

¿Ya has pedido en nombre de Jesús, a Dios Padre, y por intercesión de Santa María y San José?, entonces, este mes empezarás a ver los resultados y tendrás toda tu vida para seguir viéndolos y obteniéndolos, por obra de Dios Espíritu Santo, que rige la divina Providencia.

No estás partido en tres amores, porque Dios es Dios, y es Dios Padre y Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. ¡Es de fe!

P. Jesús

© copyright