Saltar al contenido

1 de febrero de 2018

Jueves 1 de Febrero de 2.018

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 6, 7-13

“Y si en algún sitio no os acogen ni os escuchan…”

7Jesús, llamando a sí a los doce, comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros, 8y les encargó que no tomasen para el camino nada más que un bastón, ni pan, ni alforja, ni dinero en el cinturón, 9y se calzasen con sandalias y no llevasen dos túnicas. 10Les decía: Dondequiera que entréis en una casa, quedaos en ella hasta que salgáis de aquel lugar; 11y si un lugar, no os recibe ni os escucha, al salir de allí sacudid el polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos. 12Partidos, predicaron que se arrepintiesen, 13y echaban muchos demonios, y, ungiendo con óleo a muchos enfermos, los curaban.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

“Y si en algún sitio no os acogen ni os escuchan…”

Ves. Fíjate, amigo, lo que tienes que hacer, tienes que ir a hablar, porque Dios, Jesús, preparó a sus doce para ir a hablar, y no para ir a escuchar a otros. Tampoco les pidió que se impusieran, que no respetaran a los demás, ¡no!, porque la evangelización es algo que se hace a dúo con Dios Espíritu Santo. El apóstol sugiere, va, y si no lo acogen, si no lo escuchan, no se queda a escuchar a otros; la misión del apóstol es ir a propagar el Evangelio, a hablar de Cristo, de Dios, de instruir a los demás, que movidos por Dios Espíritu Santo, si Dios Padre quiere, tendrán deseos de saber, de escucharte. Si quieren hablarte y no escucharte, ¿qué dijo Dios mismo que se hiciera, si no te escuchan?… Dice que al salir de allí, os sacudáis el polvo de los pies, estos pies que fueron lavados por el mismo Jesús, porque por Él, por Jesús, puedes ser bautizado, y Dios en unidad, se une a ti.

Tienes que tener muy claro que tu respeto por los demás, es preguntarles si quieren oírte; si no quieren oírte, te vas.

Evangelizar no es un diálogo, evangelizar es un monólogo. Uno habla y el otro escucha. Pero tienes primero que saber toda la Verdad, para que puedas decirla y no haga falta que te pregunten, sino que tú, antes de que te pregunten, ya les aclaras las cosas, para que la historia de Dios, de Jesús, entre con fe en las almas de buena voluntad. Por eso Dios enseñó a los Apóstoles, por eso es el Obispo quien tiene que evangelizar más y mejor. Los demás, tú, también, pero Jesús, Dios, se lo pidió a los Obispos. ¡Que quede claro!

Muchas veces se habla de los sacerdotes, y también hay que acordarse de los Obispos; ellos son los que sustituyen a los Apóstoles, ellos, los Obispos, son los que tienen que evangelizar más.

Se reza mucho por los sacerdotes, y no tanto por los Obispos, aunque estos, primero han sido y siguen siendo sacerdotes.

Este mes tengo en mis oraciones a los Obispos, para que vayan a una con el Papa, y todos a una con Dios.

¿Os gustaría saber si soy Obispo? Alguno de vosotros así lo cree, por mi autoridad en hablar. O incluso me dan más alto rango aún, pero lo cierto es que soy hijo de Dios, y esto basta para evangelizar con mis palabras escritas. Sé que muchos me amáis mucho, incluso me quisiérais Papa, pero os baste saber que soy hijo de Dios y de la Virgen María, ¡como tú!, por la Gracia de Dios.

Tú aprende, y llegará el día que sabrás quién soy realmente; pero aquí y ahora, sólo importa, sólo interesa, dar gloria y honor a Dios, el que lavó los pies a los obispos, el que lloró por ti en la Cruz.

Amemos a Dios sobre todas las cosas y personas. No se vaya de protagonista, porque sólo hay uno de bueno: ¡Dios! Los demás y todos, como hizo Cristo, tenemos que propagar el Evangelio.

Evangelizad. Enseñad. Hablad de Cristo.

P. Jesús

© copyright